Estamos invitados a tomar el té

 SALONES DE TÉ, LA NUEVA TENDENCIA PARA FESTEJOS Y REUNIONES

Los salones de té se han convertido en una opción para eventos y celebraciones de toda índole. El furor de estas casas es global, y cada vez más encontramos nuevos lugares por todas las zonas de la capital.

Montevideo cuenta con una vasta paleta de lugares para tomar el té, de no desperdiciar; espacios finamente decorados y cálidos, donde descubrir el lado más sabroso a la hora de un desayuno, una merienda, festejar cumpleaños, despedidas, baby showers, o simplemente para reunirte con amigas a charlar y pasar un agradable momento.

Lo especial de estos lugares es que presentan ambientes en donde la inspiración en su decoración hacen de ellos lugares únicos.

En los diversos Menús se encuentran desde delicias saladas como sándwiches, scones y tartas de variados gustos, hasta tentaciones dulces para los más golosos, como cuadrados de manzana, brownies, cupcakes, alfajores y tortas.

Además de estos básicos e infaltables, la creatividad se ha puesto a flor de piel para presentarle a los comensales opciones diferentes y personalizadas.

El objetivo es que no se trate únicamente de una opción gastronómica, sino que sea una experiencia culinaria diferente. Y se logra desde la ambientación del lugar, la presentación de las mesas, hasta la diversidad en opciones y fusión de sabores, ganando adeptos los Finger foods dulces, presentados individualmente o en formato de degustación de mini postres.

En la mayoría de las casas de té, se puede reservar un espacio, mesa o sector, dependiendo de la cantidad de comensales.

 

Dulces comienzos

Antiguamente el té estaba al alcance de unos pocos y era considerado un lujo debido a lo caro que resultaba (en parte debido a los impuestos).

El ‘salón de té’ como se conoce hoy en día fue ideado a finales del siglo XIX. En el año 1878 Catherine Cranston abrió el primero en una larga cadena de Miss Cranston’s Tea Rooms en Glasgow, Scotland, proporcionando un local de aire elegante a las reuniones sociales de la época, brindando también locales a las mujeres de la época en los que se pudieran reunir sin la compañía de los varones.

La idea tuvo muy buena aceptación desde sus comienzos y pronto se hizo muy popular. Los salones se hicieron tan famosos que pronto se adhirieron diseñadores de interiores.

 

Una pausa para el alma

Hoy en día podemos ser testigos directos de muchas propuestas de casas de té y cafeterías en Montevideo, con propuestas para todos los gustos y posibilidades, en donde se puede disfrutar de momentos amenos con amigos y compañeros, y celebrar acontecimientos de la vida.

 

Te recomendamos propuestas muy interesantes para vuestros paladares, disfruten!

Mirá nuestros recomendados aquí: goo.gl/9bvN8s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *